domingo, 14 de noviembre de 2010

Vamos los tres al Picnic

Feliz 1er cumple!!!
Estoy contenta, por la simple razón de que he podido celebrar el cumpleaños de Bruno (1) en un restaurante de Born. Picnic (fantástico). Dentro. Como una familia normal y corriente que somos, sentados Carles (34) y Yo (21) en la mesa y Bruno atado a la pata de la silla, pues eso como una familia normal y corriente, no como a los burdos criminales que nos hacen sentir en bares de mierda, de pobres catetos que creen que viven en una sociedad más avanzada por el echo de no dejarte pasar con tu perro a tomarte un cortado dentro de un bar de viejos chochos . Bueno, supongo que es a la única medida higiénica a la que se acogen muchos de los bares donde cuelgan la triste pegatina de prohibido perros.
Siempre he pensado que una sociedad avanzada se define por el respeto a los animales. Bueno dicho esto ya sabéis lo que pienso yo del avance de este nuestro país y esta nuestra sociedad. Donde se ha visto que en un país con más de 6000 km de playa los perros no puedan ir en temporada alta? De momento mi perro todavía no ha aprendido a cambiarse el tampax dentro del agua y dejarlo ahí flotando, ni lo he visto, a día de hoy, yo mañana ya no se que será de él, abrir una lata de cerveza apurar lo que contiene y dejarla ahí mismo como si no fuera con él la cosa. De momento esto no lo hace.

Así que desde esta humilde morada les recomiendo mucho mucho muchisismo visitar Picnic en el carrer Comerç, 1 del Born donde se sirven Brunchs, concepto que me encanta porque lo defino y sintetizo como comer mucho y pronto por la mañana y así no tener que esperar a las intempestivas horas a las que hay que comer en España. Podréis ir con vuestros Brunos y comer tomates verdes fritos rebozados con feta y salsa verde o hamburguesas de buey con cebolla caramelizada, pepinillo y pan casero con patatas a las finas hierbas, o plato combinado de tortitas de maíz, huevos, guacamole y patatas bañado con zumo de tomate que siempre le sienta bien la resaca. Y si tenéis la suerte de que el lerdo que come a tu lado no se cae de su silla encima de tu Bruno asustandolo y despertandolo de su pacífica siesta... ya será la leche.
Lo mejor; el ambiente , la decoración y la gente (yo siempre love things que vienen de US)
Lo peor; no estaría de más alguna rodajita más de tomate o unos gramos más de carne a la hamburguesa. Aunque reconozco que mi nivel de exigencia en este punto es alto.

2 comentarios:

Liou dijo...

Interesante...

víc dijo...

Me parto y me troncho.
Olelafanny.