domingo, 24 de mayo de 2009

3 Days 2 nights

22 de Mayo de 2009
Les voy a contar la historia de una metamorfosis. De como me converti en una mariposa asceta despues de ser durante anyos una capulla cosmopolita. Ahora que Benedetti nos ha dejado alguien tendra que deleitar al mundo con tan finas metaforas digo yo.
Con la regla y sin tampones me he adentrado en una de las muchas selvas del Norte Tailandes. Son las 7 de la manyana (creo) y ya hace mucho que brilla el sol. Les describo esto desde la cabanya de madera y bambu donde me alojo desde lo que nosotros llamariamos la terraza, con unas vistas que hacen que me duela hasta la barriga de lo bonitas que son, con un perro-yena descansando a mis pies y todo el dia por delante.
Mirandola bien ahora que tengo la oportunidad, da un miedo aceptable, a la selva me refiero no al intento de yena: figurense un paisaje alto, curvo, irregular, sobra decir enorme, en el cual una se encuentra en medio y se siente chiquititia chiquitita como cuando se piensa en el universo y esas cosas inabarcables. Pues a eso sumenle que hay un silencio sepulcral porque soy la unica que esta en pie y que no paro de escuchar ruiditos de animales que aparecen por todas partes, y que por supuesto los desconozco todos menos el del gallo.
Se acaba de despertar el perro-yena al que velo al lado de las alfombras de mimbre y cera de la vela que sobraron de ayer por la noche, despues del concierto de guitarra acustica que nos brindo al lado del fuego el amigo del guia.
Echo de menos la electricidad.
Mama pollo y sus pollitos han salido a pasear y hacen, lo que para mi son cosas que carecen de sentido, pero se les ve bien.
Espero el desayuno que prepara Ton, el guia, lo prepara en cocina de carbon, porque no hay ni gas, ni electricidad y hay una cosa que por el concepto nosotros lo conoceriamos como ducha pero no por parecersele ni mucho menos.
Espero el desayuno con curiosidad exagerada. Tengo hambre. Y mas hambre tengo cuando me esperan 4 horas de caminata. A mi el hambre me da casi mas miedo que la muerte.
El perro-yena se acicala y se va.
Alguien se levanta.
La gente y los scramble eggs ya estan en pie. una hora mas o menos ha costado en hacerse pero con paciencia y templeza han hecho un desayuno mientras nosotros vamos haciendo visitas a la letrina porque el cafe es... fuerte, por asi llamarle.
23 de Mayo del 2009
Primer "percance", ha sido a la salida del poblado, cuando una manada de perros-yena han hecho un muro canino ensenyandose los dientes y ladrando a nuestro alrededor (5 caminantes creciditos y un guia) creando el panico y mientras yo ya desempolvaba un padrenuestro con los ojos cerrados ha salido un ninyo de unos 4 anyos de los cimientos de una cabanya de bambu con dos rocas, una en cada mano y las hatirado al centro de la jauria al grito de "ai! ai!". Creo que era el mismo ninyo que ayer al atardecer se dedico a recoger los pollos desperdigados de su corral.
No he podido evitar pensar que tiene huevos que un ninyo de 4 anyos tenga que rescatar a un grupo de mayores, gilipollas o inutiles, pero mayores al fin y al cabo.
Entre banyos en cascadas escondidas por palmeras me voy comiendo lichis que encuentro por los arboles del camino.
Nos acompanyan perros -yena hasta el nuevo campamento, que no esta nada mal, salvo que esta delante de un rio que hace mucho ruido y que ya me veo venir que no va a parar por la noche.
Ya no me molesta el ruido.
Tengo hambre otra vez y estoy bastante cansada. El sol me da hambre, bueno el sol y que me he comido cuatro fideos a los pies de una cascada.
Estoy sola en la sala de futones con fundas infantiles (me he quedado con la de los koalas). Me estoy fijando en las mosquiteras que cuelgan de las bigas de bambu y me parece contraproducente que tengan agujeros de uns 10 centimetros de diametro.
Cenamos en la mas profunda oscuridad un potaje que no merece descripcion . En la confianza que dan un par de velas y unas cuantas cervezas intimamos con Kath, Jossy y Brian. Nos reimos jugando a cartas de fotos pornograficas que ha sacado Ton el guia culpando de su propiedad al viejo sin dientes propietario de la cabanya.
Las risas siguen entre bichos y mas cervezas.
Hay un bicho que me tiene loca, es minusculo y tiene un intermitente en el culo, parece que lleve aquellas bambas de mediados de los noventa y lo adoro.
Es tarde y la ultima noche ya, nos vamos a dormir; cansados, borrachos y contentos.
Y a la luz de la linterna nos decimos los Good Nights y los cee yous tomorrows.
p.d: este post ha sido escrito en varios sitios de una selva cuyo nombre ahora no recuerdo.
Son las notas de las pocas cosas que se me han pasado por la cabeza mientras miraba embobada el paisaje. Solo puedo compartir esto con ustedes.
Les recomendaria, para mas informacion, que lo visitaran en persona.
Mis mil agradecimientos a Miriam por regalarme la libreta de tapa dura y goma que me acompanya y me distrae.


3 comentarios:

víc dijo...

Toma ya! Ahora si que empieza a molar...

Sandra dijo...

Que ilusión que te sea útil la libreta!!! No me llames Miriam soy doña Sexy People y el Ayudante de Santa también participó!!! ;- )jeje Lo hicimos egoistamente para poder seguir leyendo tus aventuras!Da gusto leerte!! Las fotos increibles, menuda cara de felicidad! envidia sanota que das!!Te mandamos un gran besikooooo reina!

albin, journalier dijo...

A Albin le encanta la metamorfosis.