jueves, 24 de diciembre de 2009

Me dispararon. Y Dispare.

Al menos una vez al dia, incluso mas cuando utilizaba diariamente el transporte publico espanyol o en mi caso el catalan, daba gracias al cielo por vivir en un pais que me tuviera prohibido el uso y posesion de armas, porque si no fuera asi acumularia ya unas cuantas condenas.
Pero mientras en Espanya nos volvemos puritanos a la hora de educar a nuestros hijos intentando regalar libros y alfanobas en Camboya los bebes se arrastran en pelotas para ahorrar en panyales por calles mugrientas y los ya mas creciditos campan a sus anchas con metralletas de plastico disparando a una inocente guiri, en este caso yo.
El caso es que en un principio, mientras el ninyo de los dientes picados me rodeaba torpe como una mala cosa con su bici y me pegaba tiros con sonido a intentar encender una caldera de gas, me dio cosa, pero lo abasalle a fotos (pa puta yo), y asi lo reduje. Pero despues me vino a la mente que este pais ni va bien ni lo ira si no cambian su politica de aviolentar a los mocosos (ninyos).
Les relato:
Resulta que en Camboya , pais que cuenta con 11 millones de personas, algunas mas listas que otras, tiene un agujero de 2 generaciones, por que? porque a un senyor que se llamaba Pol Pot, nombre por otro lado y que no tiene nada que ver con lo que hizo considero acertadisimo, le dio la gana hacer una purga a lo Stalin banyandose en filosofia Maoista que gesto sentado en cafes parisinos de lo mas bohemios. El caso es que como comunista convencido creia que la unica manera de que la gente quisiera lo que a el le parecia correcto fue cargandose a una cuarta parte de la poblacion del pais en menos de cuatro anyos, a palos, para no gastar en balas: a la gente que llevaba gafas porque denotaba que leias (yo le podria demostrar lo contrario), envio a todo el mundo al campo a cultivar arroz y dejo las ciudades secas de gente, como en la antigua usanza medieval, y gran parte de este trabajo se lo encargo a ninyos (ninyos que ahora mismo rondan los cuarenta y me van a cobrar seguramente la hora de este internet), menores de 15 anyos, estos fueron los capos de la mayoria de campos de concentracion, vejaron, humillaron, torturaron, maltrataron hasta la muerte a los que contaban desde 20 a 60. Este genocidio sucedio en el pais khemer del 75 al 78 y se contabilizan unos 6 millones de vitimas, razon por la cual en Camboya no queda casi ni la sombra de un viejo.
Asi que en estas fechas navidenyas, desde aqui les pido regalos nonyas a los nenes de la casa, que ya les digo yo que de los mas inocentes nada, que hoy en dia hacen ver que se creen lo de los reyes por ver la cara de ilusion de los padres.
Happy Noche Buena!

1 comentario:

caminapinzell dijo...

Demian també era un nen